¿Cortar los espolones o no?

M. Christine Zink DVM, PhD, DACVSMR

Soy una veterinaria que trabaja exclusivamente con perros de competición, elaborando programas de rehabilitación para perros lesionados o perros que hayan pasado por una cirugía por lesiones como resultado de su actividad deportiva. He visto muchos perros, especialmente perros de caza y de Agility con una artritis carpiana crónica, que, en muchas ocasiones, era tan severa que hubiera tenido que retirarlos o, al menos, manejarlos con cuidados especiales para el resto de sus vidas. De más de 30 perros que he visto con artritis carpiana, sólo uno tenía espolones. A todos los demás se les habían sido amputados.

Si echáis un vistazo a un libro de anatomía (el “Miller’s Guide to the Anatomy of Dogs” es uno excelente – ver la imagen más abajo), veréis que hay 5 tendones fijados al espolón. Por supuesto, en el otro extremo de cada tendón hay un músculo y eso significa que cortando un espolón habrá 5 grupos de músculos destinados a atrofiar por desuso.

Dichos músculos indican que los espolones tienen una función. Y esa función es evitar torsiones en la pata. Cada vez que la pata toca tierra, especialmente si el perro está a galope o a galope paloteado, el espolón está en contacto con la tierra. Si el perro necesita girar, el espolón se clava en el suelo para soportar la pata inferior y evitar torsiones y torceduras. Si el perro no tiene espolón, la pata se tuerce. Si eso ocurre durante toda una vida, el resultado puede ser una artritis carpiana. Tened en cuenta que el perro ejerce la actividad de todas formas y la presión sobre la pata tiene que ir a alguna parte.

Dichas presiones las puede absorber el espolón o pueden subir y bajar por la pata hacia los dedos, el carpo, el codo y los hombros. Quizás pensáis “nunca he tenido ningún perro con dolores carpianos o artritis.” Bueno, hay que recordar que los perros por naturaleza no nos hacen ver sus dolores ligeros o moderados. Si una enfermera en la sala de emergencia preguntara a un perro sobre su nivel de dolor en una escala de 0 a 10, siendo 10 el valor de mayor dolor, su escala sería 0, 0, 0, 0, 0, 6, 7, 8, 9, 10. La mayoría de nuestros perros, especialmente si sufren de un dolor que incrementa gradualmente, simplemente lo sufren en silencio hasta que el dolor sea agudo. No obstante, cuando palpo las articulaciones carpianas de perros mayores a los que les falten los espolones, casi siempre provoco dolor con una manipulación relativamente mínima.

Referente a la posibilidad de lesiones relacionadas con los espolones, la mayoría de los veterinarios dirá que dichas lesiones no son para nada comunes, y, si ocurren, se tratarán como cualquier otra lesión. En mi opinión, es mucho mejor tratar una lesión que cortar los espolones de todos los perros simplemente “por si acaso”.

Diagrama anatómico mostrando el lado medial de la pata delantera izquierda de un perro, indicando los 5 tendones fijados al espolón.

Reconocimientos: Canine Sports Productions – www.caninesports.com

Traducción de inglés a español – Caroline Löhr

Versión inglesa